Según el profesor René Rohrbeck, el scouting tecnológico tiene cuatro objetivos principales:  

1. Identificación temprana de las tendencias tecnológicas y las interrupciones en la industria;
2. Sensibilización sobre los problemas y las soluciones tecnológicas disponibles;
3. Mostrar cómo las tecnologías innovadoras pueden transformar la empresa;
4. Facilitar el aprovisionamiento de tecnologías externas a través de una red de scouts.

El scouting tecnológico es un proceso complejo dividido en dos fases.

Fase 1. Hoja de ruta tecnológica

En primer lugar, es necesario identificar cuáles son las iniciativas estratégicas corporativas, qué problemas se quieren resolver. A continuación, busque la solución tecnológica adecuada. Este proceso es un catalizador para el cambio. Cuando se les presentan innovaciones que pueden transformar el negocio, los empresarios se sienten inspirados a tomar acción.

Fase 2. Implementación

El siguiente paso después de la presentación de las soluciones a los clientes es ayudar en la implementación de la tecnología y en el desarrollo del modelo de negocio en torno a estas tecnologías.
Además de las soluciones tecnológicas, se necesita un equipo de scouts con experiencia, conocimiento del proceso de innovación, buenas habilidades interpersonales y una amplia experiencia tecnológica. Los scouts pueden ser empleados o consultores externos.

Desarrollar su organización a través de un proceso sostenido de aprendizaje, mejora e innovación a través de la adopción de las últimas tecnologías.