Contexto


El proceso de internacionalización de la economía española ha experimentado un considerable auge en las últimas décadas. De hecho, durante los últimos años de la crisis económica, el sector exterior fue protagonista de las mejores noticias de la economía española y sirvió de salvavidas para muchas empresas. Hoy en día, pocos dudan de que esta expansión internacional deba ser una apuesta estratégica y no circunstancial para las empresas españolas, cualquiera que sea su sector. En un contexto de globalización progresiva de la

 

economía y tecnología, las barreras de entrada a los diferentes mercados son cada vez más bajas y los competidores de las empresas españolas son cada vez más globales. Al mismo tiempo, estamos asistiendo a un proceso de "commoditización", lo que significa que hay un exceso de oferta y que los productos y servicios son más similares. En este contexto, las multinacionales españolas no pueden centrar su estrategia en el precio. Y ni siquiera en calidad, ya que hoy en día se considera un factor básico y ya no es un factor diferencial.

Qué aprenderás

Tras varios años de recesión, la economía española presentó un crecimiento positivo por primera vez en 2014, cuando aumentó casi un 1%. En cualquier caso, a pesar de este repunte de la economía, los datos para el período 2010-2014 muestran que el PIB nacional se contrajo un 2,1%. Uno de los efectos más claros de la crisis fue la apertura de muchas empresas en el extranjero como respuesta al estancamiento de la demanda interna durante estos años. De este modo, la internacionalización de las empresas españolas, ya sea por convicción o por la fuerza de las circunstancias, es una realidad ya irreversible y constituye uno de los principales motores de la economía.

 

 

Brand Internationalization

Analysis Model

Quién lo hizo posible

  • Noemi de la Fuente
  • Nuria Ayala
  • Valentin Garcia
  • Senén Bernardez 

Descargar el reporte

Internationalization of the company