Las empresas de hoy necesitan innovar continuamente, ofreciendo nuevas soluciones tecnológicas y oportunidades previamente pensadas fuera de su alcance. Al mismo tiempo, las personas ya no permanecen en el mismo trabajo, haciendo las mismas cosas, durante toda su vida laboral. Cada vez más personas tienen carreras flexibles y variadas en todos los sectores, que reciclan sus habilidades y plantean nuevos retos.

 

Las personas son el recurso clave. Sus habilidades, formación y experiencia son lo que crea la sostenibilidad y la ventaja competitiva de una empresa. En consecuencia, el análisis de los perfiles humanos se convierte en un proceso fundamental para evaluar la eficacia de la participación de las personas en la consecución de los fines y objetivos de una empresa.

Sólo mediante la comprensión y la identificación clara de los perfiles de los trabajadores puede una empresa garantizar que el papel del individuo contribuya a la realización más favorable de sus objetivos para todos los implicados. Las organizaciones pueden aspirar a las mejores prácticas cuando conocen y pueden definir las funciones de su gente.

 

P1

Los empleados participan en una prueba para identificar personalidades innovadoras. Esto da como resultado la creación de equipos que comparten habilidades y fortalezas complementarias, fomentando una mayor versatilidad. La prueba también identifica a los profesionales clave o empleados clave de innovación que la organización desea replicar.

p2

El autodiagnóstico mide el perfil innovador de los empleados mediante la identificación:

  • Áreas en las que los profesionales pueden mejorar y localizar la formación relevante.
  • El talento que la empresa puede aprovechar para involucrar activamente a las personas en el proceso de innovación.
  • Cómo cambiar los conceptos de innovación de las personas para que todos los profesionales vean que son capaces de innovar y potenciar la creatividad de acuerdo a sus roles.
p3

Las encuestas lo hacen posible:

  • Reconocer los aspectos positivos y las áreas a mejorar relacionadas con la estructura de la empresa - departamentos, categorías de trabajo, niveles y tipos de estudios requeridos, etc.
  • Definir las cualificaciones de los empleados - ¿corresponden a las demandas y requisitos potenciales de la posición? ¿Qué pueden ofrecer los trabajadores a la organización?
  • Conocer el coste y la productividad de los recursos humanos.
  • Gestionar la información sobre la motivación y la satisfacción, las cosas que canalizan el potencial de los trabajadores para mejorar la eficiencia y alcanzar los objetivos.

Mediante el uso de una plataforma digital, los centros de sondeo recopilan las calificaciones de los empleados para evaluar el progreso o, por otro lado, detectan problemas emergentes que podrían requerir una acción inmediata. Este diagnóstico organizacional es una herramienta invaluable para entender la dinámica interna de una empresa y resulta en una ventaja competitiva sostenible y un proceso permanente de mejora continua.