La aceleración del envejecimiento de la población ha generado nuevas oportunidades de negocio en una sociedad cada más tecnológica donde la innovación será clave para cubrir las necesidades de las personas mayores.

'Silver economy': una ventana hacia el futuro del mundo digital

Foto: La creación de 'apps' y espacios digitales adaptados ayudarán a fomentar la calidad de vida de las personas mayores. Crédito: Pxfuel

Por Danielle Maxwell

Existe la idea de que las personas mayores y la tecnología no suelen hacer buenas migas. Sin embargo, el aumento de la esperanza de vida, el retraso de la edad de jubilación y el envejecimiento activo están redefiniendo este colectivo y su papel en una sociedad cada vez más digitalizada. La longevidad de la población va a marcar el rumbo de muchos negocios, que deberán crear servicios digitales específicos para estos consumidores. Ahora son los hijos o nietos quienes demandan productos para sus familiares. En el futuro, los clientes finales serán las propias personas mayores: exigirán servicios adaptados a sus necesidades y a su manera de utilizar la tecnología.

En 2060 uno de cada tres europeos tendrá más de 65 años, según el informe The Silver Economy, elaborado por Oxford Economics, la Comisión Europea y Technopolis. Además, el gasto de la población mayor de 50 años crecerá un 5% anual hasta alcanzar los 5,7 billones de euros en 2025, lo que representará el 32% del PIB de la UE y el 38% del empleo.

Este cambio demográfico y económico impulsará el crecimiento de la silver economy, un concepto que "engloba a toda actividad económica dirigida a cubrir las necesidades de personas de más de 50 años, incluidos los productos y servicios que compran directamente y la actividad económica adicional que generan", según explica el informe Growing the European Silver Economy, de la Comisión Europea. El camino para cubrir esas necesidades debe estar guiado por la innovación para crear aplicaciones tecnológicas y hábitats digitalizados que impulsen la calidad de vida, tal y como asegura el Centro Internacional Sobre Envejecimiento (CEINE).

Mundo 'AgeTech'

Las compañías no suelen incluir a las personas mayores en el proceso de diseño de productos y servicios digitales, pero la responsable de proyectos de Innovación y Estrategia de Opinno, Aurelia Pérez, prevé un cambio en la mentalidad de las empresas que "empezarán a tratar a este público como usuarios que quieren contratar servicios por sí mismos". Este escenario está dando lugar al mundo AgeTech, dedicado a la creación de tecnologías que fomentan el bienestar de este segmento de la sociedad, teniéndolo en cuenta desde las primeras fases de creación de un producto.

Se trata de un sector que ha emergido a medida que los adultos mayores han aumentado su uso de la tecnología e internet. En 2011, los baby boomer comenzaron a cumplir 65 años y ha sido la primera generación de adultos que ha experimentado la revolución tecnológica. "Tienden a usar servicios digitales, pero hay que entender cómo los utilizan", asegura la responsable de proyectos de UX de Opinno Laura García.

Por ejemplo, los textos pequeños, sin contraste de color y con diseños complejos crean barreras considerables para estos usuarios, debido, entre otras cosas, a la pérdida de la capacidad auditiva, la visión y la agilidad manual, según el estudio Usability for Seniors: Challenges and Changes, elaborado por el Nielson Norman Group. Por ello, García matiza que se deben tener en cuenta aspectos tan básicos como la manera de teclear y añade que habrá tres estrategias que marcarán los productos de la Silver Economy:

  • Desarrollo de interfaces táctiles. Permiten cambiar el tamaño de las letras e iconos de los teclados virtuales, algo que aporta una mayor accesibilidad.
  • Implantación de tecnología por voz. Ofrecen una interacción más sencilla con el dispositivo, ya que facilitan tareas complejas como realizar la lista de la compra o bajar las persianas en el caso de personas con movilidad reducida.
  • Oferta de experiencias híbridas. Proporcionan alternativas para que los usuarios no se bloqueen en algunos pasos, como introducir el número de la tarjeta para realizar una compra. En este caso, siempre es bueno incluir opciones como la de llamar por teléfono y ofrecer asistencia.

De robots para moverse a 'apps' financieras

Telemedicina, realidad virtual y sensores de movimiento son algunas de las tendencias que están emergiendo para dirigirse a las personas mayores. El ámbito de la salud es uno de los más avanzados, pero no el único.

  • Salud y bienestar. El consumo de servicios sanitarios aumenta entre la población más mayor. Por eso, cobran relevancia los productos de medicina que se integran perfectamente en sus rutinas. Es el caso de PillDrill, un pastillero inteligente que recuerda a los usuarios cuándo se deben tomar una medicación, registra los estados de ánimo y escanea las pegatinas RFID pegadas en los envases de las medicinas para controlar las dosis. Otro ejemplo es Buddy, un wearable conectado a una aplicación creada por la empresa californiana Live Freely. Este dispositivo combina sistemas de inteligencia artificial (IA) predictiva, monitorización remota y GPS para registrar las constantes vitales, prevenir caídas y evitar que los mayores se pierdan.

     
  • Movilidad. Los espacios y las ciudades también deben adecuarse a una población cada vez más mayor. Ese es el objetivo de un robot escalador creado en una residencia de la ciudad de Fujisawa (Japón). El aparato ayuda a los mayores que no pueden subir las escaleras o que no tienen ascensor en su edificio. También destaca la app Crosswalk, desarrollada por la compañía holandesa Dynniq. La aplicación utiliza un software basado en GPS y sensores de movimiento que se instala en los semáforos y ofrece tiempo extra a los mayores u otros peatones con problemas de movilidad que estén cruzando la calle.
     
  • Finanzas. Algunas fintech están potenciando la tecnología para ofrecer servicios especializados y atender los riesgos a los que se enfrentan estos clientes. Un ejemplo es la herramienta EverSafe, que monitoriza cuentas bancarias y tarjetas de crédito y avisa a los usuarios de actividades inusuales. Para ello, han desarrollado un software que construye un perfil personal según el historial de cada uno. Otra tecnología es la de Whealthcare Planning LLC, capaz de evaluar la capacidad de tomar decisiones de este público y aconseja planificaciones financieras a largo plazo.
     
  • Entretenimiento. Los servicios de este sector pueden ayudar a prevenir la soledad y proporcionar beneficios cognitivos. Viarama aprovecha las tecnologías de realidad virtual para que los usuarios se introduzcan en destinos turísticos o recreen experiencias personales del pasado. Se dirige, sobre todo, a escuelas, residencias de ancianos y hospitales. Por otro lado, SingFit ha creado el programa SingFit Prime. Esta solución tecnológica ayuda a que sus usuarios canten canciones, aunque no tengan nociones musicales. Utiliza la música como terapia y ha demostrado mejorar las habilidades comunicativas y el bienestar general de los que participan.

"Para moverse en este nuevo paradigma, no será suficiente con que las empresas se enfoquen en las novedades de su propio sector", apunta Pérez, y matiza que las compañías deberán aplicar metodologías el future foresight. A través de este sistema, explica que las organizaciones podrán identificar movimientos en otros sectores y recrear diferentes escenarios, que en este caso ayudarán a prever cómo será la sociedad mayor del futuro. Esto será clave para que el mundo digital forme parte del envejecimiento de la población, y la tecnología y las personas mayores se lleven mejor de lo que pueda parecer en un principio.

 

Fuente:

Los contenidos bajo el sello Opinno están protegidos enteramente por copyright. Ningún material puede ser reimpreso parcial o totalmente sin autorización.

Si quisiera sindicar el contenido, por favor contáctenos.

E-mail: mailto:talent.culture@opinno.com

Tel: +34 911 284 864