Proteger la salud física y mental de los profesionales es una preocupación creciente a raíz de la pandemia. Tecnologías que preservan la seguridad en la oficina, herramientas digitales para combatir el estrés y medidas para promover la motivación son algunas tendencias corporativas en auge.

mujer

Foto: La COVID-19 ha subrayado la importancia de cuidar la seguridad y salud de los empleados. Crédito: Pexels

Por Cristina Sánchez

La crisis provocada por el coronavirus (COVID-19) ha afectado como ninguna otra al mundo laboral. Mientras se suceden las malas noticias para el empleo, los profesionales ven cómo sus rutinas diarias han cambiado drásticamente. Para algunos, la nueva normalidad implica entrar en una oficina con cámaras de control de temperatura, mesas distanciadas y geles hidroalcohólicos por doquier. Otros han vivido la vuelta de vacaciones sin salir de casa. Un tercer grupo debe acostumbrarse a que, de momento, su puesto se encuentra en un espacio u otro en función del día.

Desde el comienzo de la pandemia, las empresas se están adaptando para proteger el bienestar de sus empleados en un escenario laboral cambiante. De hecho, el 72 % de los CEO indica que "garantizar la seguridad y salud de su gente, cuidar de su equipo y llegar a toda la organización" se ha convertido en su función principal durante la crisis, según una encuesta a más de 1.000 primeros ejecutivos elaborada por el senior partner de Parangon Partners Antonio Núñez y el profesor del IESE Business School Antonio Huete.

"Las empresas debemos responsabilizarnos de revisar nuestras prácticas y procesos para asumir nuestro creciente papel en el bienestar físico y mental de nuestros empleados", afirma la Chief People Officer de Opinno, Blanca Gómez. Una revisión que, añade, es cada vez más demandada por candidatos y trabajadores: "Hasta ahora, buscaban una empresa con propósito, flexible, que les sorprendiera… Muchas de estas características de la experiencia del empleado se han visto desbancadas por la necesidad de seguridad relacionada con la salud".

Del rastreo a la telemedicina

La evolución de la pandemia ha provocado que muchas empresas prolonguen el periodo de trabajo a distancia para proteger a sus trabajadores, entre ellas gigantes tecnológicos como Google y Facebook. Algunas grandes organizaciones españolas también apuestan por un modelo de trabajo flexible para que los empleados solo acudan a la oficina algunos días, e incluso ING permite que puedan organizarse con total libertad en su casa o en la sede.  

Una tendencia en auge ligada a este modelo es el hot-desking, al que ya se están encaminando compañías como BBVA: en lugar de tener un puesto fijo en la oficina, los trabajadores reservan un espacio de forma previa a través de un software. Gracias a todo ello, las empresas pueden reducir el aforo, garantizar la distancia interpersonal y monitorizar quién está en la oficina con el fin de prevenir contagios.

La realización de test para detectar si los trabajadores están o han estado infectados de coronavirus antes de volver al trabajo, así como la distribución de mascarillas y productos de higiene son otras de las medidas para garantizar la seguridad en las oficinas.

Algunas empresas incluso han desarrollado apps que facilitan el rastreo de contactos. Es el caso de Bankia, que ha lanzado Salud Bankia para la gestión de accesos en salas mediante la lectura de códigos QR, que permite controlar el aforo e identificar de forma ágil qué personas han estado con otras para aplicar medidas si es necesario. Por su parte, Banco Santander ha creado Mi Vuelta, una app con la que los empleados puedencomunicar cualquier cambio en su estado de salud, entre otras opciones.

Por otro lado, el uso creciente de tecnologías como cámaras térmicas para medir la temperatura, controles de acceso biométrico para evitar el contacto con superficies y sensores de ocupación está empezando a ser habitual.

laptop

Foto: Algunas compañías han lanzado apps para conocer el estado de salud de sus empleados durante la pandemia. Crédito: Pexels

Más allá de proteger las oficinas, las organizaciones también pueden usar la tecnología para velar por la salud de los trabajadores desde cualquier lugar, una necesidad que tendrá cada vez más peso dado que, como destaca el informe RE-START:10 Post COVID-19 trends elaborado por Opinno, el teletrabajo ha llegado para quedarse. Para ello, las empresas pueden ofrecer a sus empleados acceso a los servicios de telemedicina popularizados durante la crisis. Un ejemplo reciente es el acuerdo entre Santalucía y la start-up Ever Health para que los empleados de la aseguradora, colaboradores y familiares realicen consultas médicas a cualquier hora del día.  

Una nueva hoja de ruta

Aunque muchos empleados valoran de forma positiva la independencia, seguridad y comodidad de desempeñar su labor en su casa, el teletrabajo forzoso en la crisis y la situación de incertidumbre han pasado factura a la salud mental. Un estudio de varias universidades señala que el 46,7 % de los españoles ha experimentado malestar psicológico durante la crisis.

De acuerdo a una encuesta de Cigna, el 67 % ha confesado sentirse estresado durante en el confinamiento, un hecho que también puede tener consecuencias negativas en el ámbito laboral: entre ellas, aparición de problemas de concentración, disminución de la motivación y reducción de la productividad. 

Para ayudar a que sus profesionales afronten esos desafíos, las áreas de Personas o Recursos Humanos pueden emprender diferentes estrategias:

  • Análisis de datos para tomar decisiones. "Debemos monitorizar el bienestar de nuestros empleados para entender mejor la experiencia que están viviendo con el trabajo deslocalizado y el resto de cambios que ha supuesto la pandemia", recomienda la Chief People Officer de Opinno, Blanca Gómez. Hay start-ups que realizan esa labor gracias al big data, como Freedom & Flow: ofrece soluciones de data analytics para conocer mejor a la plantilla y analizar tendencias de comportamiento, además de medir el impacto económico del bienestar.
  • Aplicaciones como apoyo. Las compañías también pueden aliarse con herramientas digitales para combatir la ansiedad. Dos ejemplos son Headspace, una app de meditación muy utilizada durante el confinamiento que dispone de un servicio orientado a las compañías, o la española The Holistic Concept, que ofrece píldoras de contenido audiovisual para gestionar el estrés. Además, los servicios de telemedicina también pueden incorporar asistencia psicológica online.
  • Medidas de desconexión digital. Una reciente encuesta realizada por Infojobs revela que el 67 % de los trabajadores consulta correos y responde al móvil fuera de su horario y casi un tercio de ellos señala como motivo la dificultad para desconectar con el teletrabajo. Para resolver el problema, el director de Opinno Barcelona, Xavier Contijoch, considera que "se puede establecer un protocolo para garantizar que teletrabajo no signifique todotrabajo". ING, Telefónica e Ikea son algunas de las compañías que ya garantizaban la desconexión digital antes de la crisis.   
hombre

Foto: Muchos profesionales tienen dificultades para desconectar con el teletrabajo.  Crédito: Pexels

  • Sesiones de coaching. Contijoch pronostica que una de las figuras que podría proliferar en las empresas es el coach, que velará no solo por las inquietudes profesionales de la plantilla, sino también por su salud mental.  
  • Fomento de un buen liderazgo. Una encuesta internacional de Qualtrics, SAP y Mind Share Partners indica que solo el 39,7 % de los empleados se sintieron apoyados por su responsable al comienzo de la crisis. Aquellos que no percibieron ese apoyo eran más propensos a mencionar que la preocupación por su trabajo era el principal motivo por el que su salud mental se había deteriorado.
    • Por ello, el informe Re-start your business de Opinno señala la importancia de que los líderes refuercen atributos como la honestidad, la humildad, la colaboración, la creatividad y el optimismo "que sirva de fuerza impulsora para potenciar y motivar a los equipos".
  • Formación en resiliencia. La crisis ha puesto de manifiesto la importancia de adaptarse a las situaciones adversas, y Gómez recomienda que las organizaciones "ayuden a sus colaboradores a desarrollar su resiliencia para construir organizaciones resilientes, ágiles y flexibles". Google es una de las compañías que ya imparte formaciones a sus trabajadores en este ámbito, orientadas a contrarrestar los pensamientos negativos e identificar hábitos perjudiciales.

El compromiso con el bienestar de los trabajadores, fortalecido gracias a las anteriores estrategias, estará vinculado con "economías más verdes, sostenibles y diversas" a juicio de Contijoch. El experto vaticina: "La empresa del futuro tendrá muchos vectores cambiantes y la salud, al menos de momento, estará en el centro". Proteger a los empleados en cuerpo y mente, tanto en la oficina física como en la virtual, es un pilar de la nueva cultura corporativa.  

 

Resultado de imagen de logo opinno

Los contenidos bajo el sello Opinno están protegidos enteramente por copyright. Ningún material puede ser reimpreso parcial o totalmente sin autorización.

Si quisiera sindicar el contenido, por favor contáctenos.
E-mail: mailto:talent.culture@opinno.com

Tel: +34 911 284 864