No basta con presumir de ingresos y beneficios. Las compañías deben demostrar sus acciones de sostenibilidad para seguir recibiendo inversión, pero también para transformarse y probar su compromiso con una sociedad en alerta por el cambio climático y cuyo modelo económico debe cambiar.

Información no financiera: clave para una economía sostenible

Foto: Para recibir mayores inversiones o mejorar su imagen pública, e incluso para seguir operativas en una nueva economía, las empresas deberán apostar por la publicación de información no financiera que recoja las actividades corporativas en favor de la sostenibilidad. Crédito: Visual Stories || Micheile | Unsplash

Por José Manuel Blanco

Emisiones de CO2. Porcentaje de trabajadores con discapacidad. Adhesión a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Estas son algunas de las categorías que podemos encontrar en el informe de sostenibilidad o de información no financiera de una gran compañía. Más allá de cifras de ingresos y beneficios (propias de los informes financieros), estas categorías nos hablan del compromiso de la empresa con la diversidad, el buen gobierno corporativo o el entorno en el que opera.

En tiempos donde la sostenibilidad medioambiental y financiera se han convertido en sinónimo de buena gestión empresarial, ejecutar políticas sostenibles no solo mejora el futuro de la Tierra, sino que su difusión ayuda a la imagen corporativa que se da a inversores y sociedad. Además, ayudan a las propias compañías a perseguir un nuevo modelo económico que necesariamente pasa por la sostenibilidad.

"Los informes no financieros se convierten en una oportunidad para las empresas con el fin de transformar procesos y cambiar hábitos, y convertirse así en organizaciones más sostenibles", explica el director de Contenidos de Opinno, Carlos Corominas, que incide en la presión creciente para el desglose del impacto de las organizaciones: "A la demanda de la sociedad por conocer los efectos de las empresas y sus acciones para reducir los impactos, se suman unas regulaciones cada vez más exigentes, especialmente en la Unión Europea".

En este sentido, el ordenamiento jurídico europeo y español legisla la divulgación de estos informes; en el caso de España, es obligatorio para empresas de interés público con más de 250 trabajadores o una cifra anual neta de negocios de más de 40 millones de euros. Entre las compañías se encuentran bancos, aseguradoras, aquellas que cotizan en bolsa y otras con menos empleados pero que los gobiernos nacionales han calificado como de interés público. En total, son más de 11.700 corporaciones en la UE, de acuerdo con la Comisión Europea.

El interés de los inversores y de asociaciones de la sociedad civil por la sostenibilidad se suma a la emergencia climática. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU alerta de que es fundamental reducir el gran número de emisiones de CO2 en la atmósfera para evitar los mayores riesgos climáticos. En los próximos 20 años, los gases de efecto invernadero incrementarán las temperaturas mundiales al menos 1,5 °C, de acuerdo con las conclusiones. Por eso, la presión sobre las empresas y su impacto en términos ambientales no hará más que crecer en los próximos años.

Lo que está por venir

En la actualidad, existe una propuesta para una nueva directiva de la UE (Corporate Sustainability Reporting Directive o CSRD en inglés) que aumente el alcance de los informes de sostenibilidad a cualquier gran empresa y a todas las que coticen en mercados regulados, incluidas pymes (no las microempresas). Además, dicha directiva incluye la necesidad de auditar los reportes e informar con más detalle y siguiendo unos estándares de la UE. "Existen muchas pruebas de que la información que las empresas comunican no es suficiente. Los informes suelen omitir información que los inversores y otras partes interesadas consideran importante", afirma la Comisión Europea.

La Unión Europea trabaja en unos estándares para la elaboración de estos informes.

Foto: La Unión Europea trabaja en unos estándares para la elaboración de estos informes. Crédito: ThisIsEngineering | Pexels

Bruselas tiene previsto publicar en octubre de 2022 la primera serie de normas estandarizadas para la presentación de estos informes no financieros. De ser así, las empresas podrían aplicar estas normas por primera vez en 2024, en los informes del ejercicio 2023. Si se cumplen los plazos y los objetivos, hasta 50.000 empresas podrían estar vinculadas a estos informes.

Al usar dichos estándares, será más fácil comparar los resultados de compañías, y los inversores tendrán una información más fiable de los riesgos relacionados con el medioambiente: los actores del sector quieren conocer el impacto medioambiental de las actividades de las corporaciones para invertir en consecuencia. Por tanto, presentar estos informes de sostenibilidad ayudará a las empresas a encontrar financiación económica. Además, la Comisión ha advertido de que "si las pymes que cotizan en bolsa no presentan información sobre sostenibilidad, pueden correr el riesgo de ser excluidas de las carteras de inversión".

Qué debe incluir

De momento, mientras llegan esos estándares, hay unas directrices cuyo seguimiento no es obligatorio; es decir, las empresas pueden usar para sus informes otras pautas nacionales, europeas o internacionales. En cualquier caso, estos informes de sostenibilidad deben recoger información sobre:

  • Asuntos medioambientales
  • Asuntos sociales y trato a los empleados
  • Respeto de los derechos humanos
  • Lucha contra la corrupción y el soborno
  • Diversidad en los consejos de administración de las empresas (edad, género y formación académica y profesional)

Corominas subraya que "las dimensiones sociales y de gobernanza son ya variables para tener en cuenta además de la esfera ambiental", y añade: "La diversidad, la igualdad de género, el trato a proveedores y el impacto en las comunidades son elementos fundamentales a la hora de desempeñar la actividad de la empresa".

: Los inversores están cada vez más interesados en empresas que muestren su compromiso con la sostenibilidad

Foto: Los inversores están cada vez más interesados en empresas que muestren su compromiso con la sostenibilidad. Crédito: Austin Distel | Unsplash

El movimiento B Corp

Actualmente, las organizaciones utilizan toda una serie de certificaciones para garantizar sus procesos y dar cuenta de su actividad. En este contexto corporativo ha surgido el movimiento B Corp, una acción global gestionada por la asociación sin ánimo de lucro B Lab. Al suscribirse, organizaciones, inversores, universidades o personas anónimas se afanan en transformar la economía global "para beneficiar a todas las personas, comunidades y el planeta", según la descripción de la web de B Corp Spain. Este movimiento va acompañado de una certificación del mismo nombre que asegura los estándares sociales y ambientales en la empresa. "Las personas quieren trabajar, comprar e invertir en empresas alineadas con sus valores. Ser B Corp es la forma más poderosa de generar credibilidad, confianza y valor", continúa la web. Triodos Bank, Danone o The Body Shop, por citar tres ejemplos muy diferentes, son algunas de las empresas que se han comprometido con este B Corp, de acuerdo con el site español.

Para el director de Operaciones de Opinno, Javier Iglesias, la certificación B Corp ayuda a transformar la empresa y es "muy valiosa" por varias razones. Por una parte, "es difícil de conseguir. Por lo tanto, las empresas que se certifican tienen que implementar unas cuantas acciones que las hacen mejorar en su desempeño social y ambiental". Por otra, "es muy completa", ya que cubre numerosos aspectos, "desde si utilizas difusores para reducir el consumo de agua en los grifos hasta cuestiones como la cantidad de formación que reciben los empleados o exigir a los proveedores prácticas sostenibles".

"Los informes no financieros no deben entenderse como una cuestión cosmética, sino como un ejercicio honesto de rendición de cuentas con la sociedad", advierte Corominas. Iglesias vaticina que, "cuando los clientes empiecen a demandar proveedores con este tipo de certificaciones, habrá muchas más que se decidan a dar el paso". Ante un mundo en emergencia climática y con una ciudadanía preocupada por el futuro de su entorno, las empresas han de demostrar su compromiso con una economía que proteja a la humanidad. Por el camino, conseguirán transformar su propia organización.

Resultado de imagen de logo opinno

Los contenidos bajo el sello Opinno están protegidos enteramente por copyright. Ningún material puede ser reimpreso parcial o totalmente sin autorización.

Si quisiera sindicar el contenido, por favor contáctenos.
E-mail: 
mailto:talent.culture@opinno.com

Tel: +34 911 284 864