Para el director general de Novartis Oncology España, José Marcilla, el sector farmacéutico debe aportar valor a sus clientes y grupos de interés a través de la innovación y explica que la medicina personalizada y la inmunoterapia están ofreciendo grandes avances para tratar a pacientes oncológicos

"Estoy seguro de que el cáncer se curará algún día"

Foto: El director general de Novartis Oncology España, José Marcilla. Crédito: Cortesía del entrevistado 

Por Alba Casilda

En el sector de la salud están impactando dos grandes revoluciones al mismo tiempo. Así lo explican desde Novartis Oncology España. Por un lado, la digitalización está modificando los procesos internos de todas las compañías. Su director general, José Marcilla, afirma: "Queremos aprovechar innovaciones como la inteligencia artificial, el machine learning y el blockchain para impulsar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades y la investigación de nuevas moléculas". Pero, en paralelo, la salud también está siendo disrumpida por la revolución biomédica, "que surgió a raíz del conocimiento del genoma humano y que nos conduce hacia la medicina personalizada", añade.

Consciente de este este contexto, la empresa comenzó un proceso de transformación en 2019. Bajo la misión corporativa "Reimaginar la Medicina", inició un periodo de cambio para "tener éxito en un entorno competitivo y en constante evolución, siempre con el objetivo de que los pacientes tengan un mayor beneficio", apunta Marcilla.

¿Cuáles fueron las bases de Novartis Oncology España para comenzar esta transformación?

Empezamos definiendo una cultura unboss [o sin jefes, donde los líderes deben ofrecer claridad sobre el propósito, objetivos, estrategias y prioridades de la compañía] y, para ello, trabajamos con el equipo de liderazgo extendido. También compartíamos un sueño: curar el cáncer algún día. Estoy seguro de que el cáncer se curará algún día. Al menos, en 10 o 15 años lograremos cronificar esta enfermedad.

Después, hicimos un ejercicio con estos líderes para analizar cómo sería el sector salud dentro de diez años. Estudiamos tendencias, nuevos players, necesidades de los clientes y de los pacientes y qué estructuras organizativas y capacidades necesitábamos en este nuevo contexto.

Para lograr dicho propósito hablan de la importancia de la personalización, ¿cuáles diría que son las innovaciones que están aportando nuevos avances en esta medicina de precisión?

Además del conocimiento del genoma humano, la inmunoterapia está siendo crucial. A través de ella, estamos aprendiendo a activar nuestro propio sistema inmune para reconocer las células cancerígenas. La combinación de terapias dirigidas a una determinada mutación junto con la inmunoterapia está cambiando la medicina. Por ejemplo, tenemos fármacos que tratan de forma específica el melanoma en personas con una mutación de un gen concreto. Para ello, también es necesario que haya un análisis general de los biomarcadores y estudiar el perfil genético de los pacientes.

Han creado un programa de innovación externa, ¿cómo consigue una industria tan regulada y a priori rígida, como la farmacéutica, llevar las innovaciones al día a día del ámbito sanitario?

Uno de los aprendizajes que hemos adquirido es que debemos educar a los profesionales sanitarios en las nuevas tecnologías. Para ello, el año pasado lanzamos el programa The Innovation Wave, con el que queremos ayudarles a convertirse en las fuerzas impulsoras de la transformación digital del sistema sanitario. En el ámbito de la salud, las máquinas nunca podrán sustituir a los profesionales sanitarios, pero los profesionales que no usen las tecnologías sí podrían ser sustituidos por aquellos que sí las utilicen.

Por otro lado, a través del StartUp Acceleration Program, quisimos capturar innovación disruptiva fuera de nuestro corporate. Establecimos una alianza con Conector para resolver el reto de mejorar el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes. Se presentaron 50 start-ups y ganaron dos. Actualmente, estamos haciendo un piloto en un Hospital referente de Madrid para poner en marcha el MVP [mínimo producto viable] de una start-up.

Por último, la tercera parte de nuestro modelo está relacionada con el establecimiento de partnerships. Antes, se creaban egosistemas donde el corporate estaba en el centro y el resto giraba alrededor. Ahora queremos crear ecosistemas. Así, por ejemplo, estamos colaborando con Disney para mejorar la estancia de los niños hospitalizados con cáncer, y con la Fundación Ricky Rubio para fomentar campañas de prevención en cáncer de pulmón o humanizar espacios hospitalarios, entre otros. 

"Antes, se creaban 'egosistemas' donde el 'corporate' estaba en el centro y el resto giraba alrededor. Ahora queremos crear ecosistemas"

En el entorno sanitario están surgiendo innovaciones como las terapias digitales, ¿qué opinión tiene Novartis sobre esta tendencia?

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) ya ha aprobado algunas de estas terapias en el campo de la oftalmología. En Novartis, también apostamos por las terapias digitales: uso de datos y herramientas digitales para repensar los tratamientos actuales y explorar campos de vanguardia que brindan mejores experiencias y resultados para el paciente. Un ejemplo es Amblyotech, una start-up de software que ha desarrollado un tratamiento digital para el tratamiento de la ambliopía.

En el plano interno han apostado por las metodologías ágiles y la creación de células como grupos de trabajo, ¿cómo es su funcionamiento y qué resultados están obteniendo?

Hemos diseñado un modelo basado en el concepto de organización ambidiestra. Por un lado, mantenemos la estructura jerárquica que tenemos todas las corporaciones, pero al mismo tiempo contamos con equipos que trabajan en innovación disruptiva. Estos equipos o células están formados por profesionales de diferentes perfiles y departamentos. También es muy importante que los delegados de campo participen en estas células, ya que están más cerca del cliente y les necesitamos para tener insights de primera mano.

Todo esto ha hecho posible tener un equilibrio entre explotar y explorar nuevas soluciones en los diferentes departamentos. Asimismo, nos ha ayudado a desarrollar talento horizontal y contribuir a que los leadership members traten con gente con la que no trabajan directamente. En general, nos ha permitido tener mejores resultados, pivotar con los clientes y detectar ideas o proyectos que no funcionaban de manera más rápida.

En esta transformación del modelo de negocio, comentan que el sector farmacéutico debe estar más orientado al servicio, ¿en qué consiste el Pharma as a Service (PaaS)?

El concepto de service ya se da en muchas industrias y siempre me pregunto cómo no ha calado todavía en el sector farmacéutico. Más allá de un medicamento, debemos aportar un valor a las personas y al sistema sanitario. Creo que van a aparecer más modelos de servicios con los que las empresas farmacéuticas también aportaremos este valor añadido.

Puede ser que tenga un fármaco para el cáncer de mama y además ofrezca una aplicación para que las mujeres monitoricen los efectos secundarios que sufren. Se trata de aportar valor más allá del fármaco.

 "Más allá de un medicamento, debemos aportar un valor a las personas y al sistema sanitario"

La inteligencia artificial es una de las tecnologías presentes en varias de las ideas de la compañía surgidas a partir de esas células, ¿cómo les está beneficiando esta tecnología?

Estamos utilizando inteligencia artificial en el desarrollo de una plataforma que se llama Sens para evitar retrasos en los ensayos clínicos. A veces, algunos centros se retrasaban en la inclusión de pacientes en estos ensayos y nosotros no sabíamos qué estaba pasando. A través de la inteligencia artificial, nos anticipamos para que los ensayos clínicos vayan lo más rápido posible, respetando los procesos legales y regulatorios.

Por otro lado, en Novartis tenemos más de un millón de moléculas en una biblioteca y no sabemos para qué se pueden utilizar. Hemos firmado un acuerdo con Microsoft para aprovechar sus funcionalidades en inteligencia artificial, agilizar los tiempos de investigación y anticipar qué potenciales beneficios clínicos pueden tener esas moléculas.

Además de Microsoft, hay otras tecnológicas capaces de adentrarse en sectores como el de la salud, ¿cómo se responde ante la entrada de gigantes como Amazon, Google o Apple?

Hemos firmado otro convenio con Amazon para mejorar la logística y el suministro de medicamentos. Creo que lo más importante es la colaboración y aprovechar las fortalezas de todas las compañías para lograr un mejor cuidado de los pacientes. Cuando ves los pronósticos de estas empresas, tienes claro que van a entrar en el sector salud. Por ejemplo, Amazon ha abierto una farmacia online en Estados Unidos.

Son empresas que manejan muy bien el customer user experience. Quién sabe si en algún momento se pondrán a investigar. Algo que tenemos en común es que cualquiera de nosotros es o será paciente, con lo cual el sector salud es algo que nos afecta a todos. Aquí entra el concepto de coopetition. Competiremos en algunas cosas y en otras colaboraremos.

En su opinión, ¿cómo cree que será el futuro de la industria farmacéutica y qué retos tiene por delante?

Veo tres desafíos importantes. Por un lado, el de la reputación. Creo que las empresas farmacéuticas debemos explicar mejor por qué y para qué hacemos las cosas. No seremos una industria de éxito si la sociedad no confía en nosotros. Es necesario cumplir los mayores estándares de calidad y de ética más allá de lo que nos pida la regulación y la propia sociedad.

"El sector farma no tendrá éxito si la sociedad no confía en nosotros"

Por otro lado, debemos analizar cómo avanzamos en esta medicina de precisión que está cambiando el paradigma de cronificar y curar, y estudiar cómo pasaremos a ser un sector en el que se mida el valor de un fármaco en lugar de su precio.

El último desafío es el de la tecnología, es decir, tenemos que ser capaces de utilizar las nuevas tecnologías para mejorar el cuidado de los pacientes y ayudar a mucha más gente.

 

TR.lockup_stacked.large_Opinno.Spanish-PNG.png

MIT Technology Review en español es la edición en castellano de MIT Technology Review, una revista publicada por Technology Review Inc., compañía independiente de medios de comunicación propiedad del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Fundada en 1899, es la revista sobre tecnología más antigua del mundo y la autoridad global en el futuro de la tecnología en internet, telecomunicaciones, energía, informática, materiales, biomedicina y negocios. 

Los contenidos bajo el sello MIT Technology Review están protegidos enteramente por copyright. Ningún material puede ser reimpreso parcial o totalmente sin autorización. 

Si quisiera sindicar el contenido de la revista MIT Technology Review, por favor contáctenos.
E-mail: redaccion@technologyreview.com
Tel: +34 911 284 864