La pandemia del coronavirus ha supuesto un antes y un después en la vida de todos. El consumidor ha cambiado sus hábitos de compra más rápido de lo que las empresas y marcas han sido capaces de asimilar. Ahora el cliente es digital por defecto y practica el consumo responsable

El consumidor poscoronavirus: manual de compra sostenible

Foto: Los supermercados potencian el producto local ante la demanda de un consumidor cada vez más preocupado por el origen de los productos que consume.   CréditoShutterstock

Por Noelia Hombrebueno

En 1985, una de las películas más famosas de la historia, Regreso al futuro, enviaba un mensaje al mundo que probablemente viva para siempre y no tenga fecha de caducidad: el futuro no está escrito y todo lo que hagamos tiene un efecto directo en él. Más de 30 años después, estamos viendo cómo se cumple esta hipótesis desde el punto de vista del consumo y cómo las decisiones de compra individuales pueden marcar la evolución de la sociedad y las empresas. La sostenibilidad, la seguridad y la responsabilidad social son valores cada vez más preciados que se han convertido en una tendencia real.

Aunque este fenómeno no es nuevo, la pandemia de la Covid-19 ha supuesto un punto de inflexión y ha dado una mayor importancia al rol de consumidor en la nueva normalidad, tal y como se asegura en el informe RESTART: 10 Post COVID-19 Trends, elaborado por Opinno. El confinamiento ha cambiado las cosas, como lo han hecho los hábitos de consumo en función de las necesidades de cada momento histórico. Pero ¿cuáles son las preferencias de este nuevo consumidor y de qué forma se han adaptado las empresas ante este escenario inédito?

 

Compras 'online' y a buen precio

La amplia mayoría de los españoles reconoce que la situación en su hogar ha empeorado por el coronavirus. Según la segunda oleada del informe Consumo y compra dentro y fuera del hogar durante y después del COVID-19, realizado por Aecoc Shopperview y 40dB, "el 66,2% de los españoles maximizará su presupuesto, fijándose en precios y promociones en los próximos meses tras la vuelta a la normalidad y el 68,4% controlará más sus gastos".

El nuevo perfil del consumidor es más selectivo a la hora de realizar compras y ha dejado de adquirir productos no esenciales o de lujo. Así lo corrobora el estudio de KPMG, Consumidores y nueva realidad: primer sondeo, en el que se reflejan los factores de compra que los clientes consideran prioritarios: "La relación calidad precio es el principal motivo de compra para el 70% de los españoles, la seguridad personal para el 47% y la confianza en la marca para el 46%".

Todos estos elementos influyen cada vez más en un cliente que ha superado su timidez digital y ha cambiado sus hábitos de consumo desde el comienzo de la crisis, como el simple hecho de navegar, socializar por redes sociales o incluso la compra online. Antes de la Covid-19, el 37% de los españoles usaba chats; hoy lo hace un 53%. Lo mismo sucede con el aumento de los consumidores online que compran regularmente, que han subido del 30% al 46% en estos últimos meses, según datos extraídos del estudio de KPMG.

Mucho más que pensar en verde

El consumidor pospandemia va a dirigir toda su atención hacia productos con los que sienta afinidad emocional, sean locales y sostenibles. Así lo asegura el CEO y fundador de Opinno, Pedro Moneo, quien añade que esta crisis también ha sido un acelerador de tendencias como la sostenibilidad: "A pesar de que seamos pesimistas, la sociedad siempre tiende a ser mejor y vamos a ir avanzando hacia un entorno más responsable y sostenible".

Moneo insiste en que el concepto de sostenibilidad ha cambiado y explica que actualmente se entiende como "algo que se hace hoy y puede perdurar en el futuro". En la misma línea funcionan movimientos como la filosofía slow fashion, sobre el que la diseñadora de moda británica Vivienne Westwood reflexiona con un consejo: "Compra menos, elige bien y hazlo durar".

Pero el interés de los consumidores por la sostenibilidad no es casual, sino que existen varias tendencias que influyen en su comportamiento, según indica Moneo: "La primera es la digitalización, que ha hecho transparentes las cadenas de valor y nos ha hecho llegar, por primera vez, información que estaba muy oculta. La segunda es que el consumidor se siente intimidado por la potencia que tienen muchas marcas y por el impacto que tienen en el entorno".

De hecho, los consumidores están cada vez más concienciados con el cambio climático y sus consecuencias, y demandan productos y servicios responsables a las empresas. Un estudio  de la Organización de Consumidores y Usuarios revela que la mayoría de los encuestados está dispuesta a comer de manera más sostenible: "Más del 42% de los consumidores manifiestan que han dejado de comer o que han reducido la carne roja por motivos ambientales".

Lo cierto es que la población ha adquirido conciencia sobre el consumo responsable. "El 79% de los consumidores está cambiando sus preferencias de compra en función de la responsabilidad social, la inclusión o el impacto ambiental de sus compras", según el estudio How sustainabilty is fundamentally changing consumer preferences, elaborado por Capgemini. Este informe revela las motivaciones de los ciudadanos hacia el consumo responsable: "El 80% quiere salvar el planeta para las futuras generaciones, el 77% tiene preocupaciones sobre el trato justo en el trabajo y el 76% sobre temas como la pobreza y el hambre".

En esta investigación se puede observar que los consumidores siguen prácticas impulsadas por la sostenibilidad en su vida diaria. Por ejemplo, se destaca que gestos tan sencillos como ir a comprar al mercado más cercano es ser sostenible. Lo mismo pasa con la reducción de residuos domésticos o el uso diario de aparatos de bajo consumo. "El 68% de los consumidores usa bolsas propias para hacer la compra, el 42% revisa si los productos que quiere llevarse a casa incluyen ingredientes naturales y otro 42% intenta asegurarse de que el embalaje del producto que ha escogido es reciclado", se explica en la investigación de Capgemini.

El "sí, quiero" a la sostenibilidad

En este sentido, el estudio de Capgemini deja al descubierto que para el 80% de los ejecutivos la sostenibilidad genera un aumento de la lealtad del cliente y para el 69% aumenta el valor de la marca. Moneo se reafirma y añade que las empresas y los gobiernos tienen una labor muy importante a la hora de educar a los ciudadanos: "Ahora tenemos una perspectiva social". De ser así, el verde debe ser su mantra por los beneficios financieros y de cara al consumidor, como indica el informe de Capgemini.

Como ya nos enseñaban Marty McFly y el Dr.Emmett Brown anticiparse al futuro es toda una odisea y ahora el desafío de la sostenibilidad marcará los próximos años. La clave para las empresas será entender a este nuevo tipo de consumidor, adelantarse a sus demandas y conocer el carácter de la siguiente generación. Moneo define esta época como un "momento alfa": "Tenemos una situación muy difícil, muy urgente, con poco tiempo para resolver y con la necesidad de que nos salga bien". La sostenibilidad y el consumo responsable no pueden esperar.

Fuente:

 

Los contenidos bajo el sello Opinno están protegidos enteramente por copyright. Ningún material puede ser reimpreso parcial o totalmente sin autorización.

Si quisiera sindicar el contenido, por favor contáctenos.

E-mail: mailto:talent.culture@opinno.com

Tel: +34 911 284 864