InsightsEsto no es una simulación: inteligencia artificial aplicada a las empresas

Esto no es una simulación: inteligencia artificial aplicada a las empresas

La inteligencia artificial ha pasado de ser una promesa en la transformación de los negocios a convertirse en una pieza clave en los esquemas de las compañías para que evolucionen a entornos mucho más ágiles, eficiente y seguros.

Foto: Esto no es una simulación: inteligencia artificial aplicada a las empresas. Crédito: Unsplash.

Por Álvaro Ballesteros

En el año 1956, durante la conferencia de Dartmouth, el informático John McCarthy acuñaba el término inteligencia artificial (IA). 41 años más tarde, en 1997, el supercomputador de IBM, bautizado como Deep Blue llevaba este concepto a un nuevo nivel al ganar al entonces campeón mundial de ajedrez, Gari Kasparov. Era la primera demostración del potencial de una tecnología que comenzaría a ser fuente de todo tipo de soluciones poco más de una década después.  

Hoy la inteligencia artificial ya no es solo un concepto que nutra papers y proyectos de investigación: ha saltado a las empresas para mejorar sus procesos, impulsar su negocio y crear nuevos servicios que hacen el día a día de las personas más sencillo. O si no, que pregunten a Amazon o Apple cuántas veces sus respectivos asistentes de voz responden a preguntas tan cotidianas como "qué día es" o "qué tiempo hace". 

Según el informe elaborado por la consultora McKinsey, The state of AI in 2021, la integración de la IA en las empresas sigue creciendo. Los resultados de la encuesta de 2021 indican que la adopción de la inteligencia artificial aumenta de manera constante: el 56% de los encuestados aseguran de adoptar esta tecnología, al menos para un fin, frente al 50% de 2020".  

La cifra muestra una tendencia positiva, pero todavía quedan muchas compañías que se plantean cómo pueden integrar esta tecnología o si cuentan con los recursos necesarios. "Las empresas deben saber que apostar por la inteligencia artificial es una carrera de fondo y requiere cierta madurez en la gestión de los datos. Y si no tienes esa experiencia tienes que llevar a cabo un proceso de adaptación", señala Laura García, UX Research Manager en Opinno. 

IA en la empresa: del dicho al hecho, ya no hay un trecho 

La aplicación de la inteligencia artificial en la estructura de cualquier empresa encuentra todo tipo de ejemplos. Tantos como finalidades tiene la compañía. Sin embargo, tal y como indica García, adherir la IA a las empresas "no debe ser un fin en sí mismo, sino un medio". 

A lo largo de los últimos años la aplicación de la IA se ha perfeccionado en todo tipo de áreas dando lugar a casos de uso que, según un estudio elaborado por la revista Harvard Business Review, se simplifican en tres tipos de aplicaciones "reales".  

Se dividen en: automatización de procesos, obtención de información a través del análisis de datos, también conocido como 'cognitive insight', y participación con clientes y empleados, uso conocido como 'cognitive engagement'.  

Foto: IA en la empresa: del dicho al hecho, ya no hay un trecho. Crédito: Unsplash.

No digas eficiencia, di automatización de procesos 

La automatización de procesos es, tal vez, la aplicación más popularizada de la IA en las empresas. Conocido, por sus siglas en inglés, RPA (Robotic Process Automation), compañías como Renfe ya han integrado esta innovación en su estructura.  

En el verano de 2021, la empresa de transporte ferroviario se unió a Blue Prism, compañía que ha desarrollado un sistema de RPA, para mejorar procesos como la emisión de facturas o liberar 19.000 horas de trabajo a sus empleados. 

Esta aplicación de la IA es una de las áreas de mayor interés para las empresas. De hecho, según recoge un informe realizado por Gartner, 'Forecast Analysis: Robotic Process Automation, Worlwide', las inversiones en RPA crecieron un 20%, respecto al año 2020.  

 Inteligencia artificial para descifrar datos 

Otro de los campos donde la IA muestra su potencial se encuentra en el análisis de datos. La aplicación de la inteligencia artificial ayuda a las entidades a detectar patrones e interpretar ingentes cantidades de informaciones, un avance que abre todo un abanico de posibilidades. En este sentido adquiere relevancia un objetivo que une a todo tipo de empresas, independientemente de su finalidad: la lucha contra el fraude.  

En este marco, a finales de 2021, CaixaBank y Revelock, startup especializada en ciberseguridad adquirida por Feedzai, crearon una solución basada en IA para reducir el fraude en los canales digitales de la entidad. Este sistema permite, tal y como aseguraba la compañía, "detectar actividad que pueda responder a usos fraudulentos por parte de ciberdelincuentes". 

Aun así, también existen otros sectores donde descifrar el dato supone tener impacto positivo para la sociedad. Aquí alza la voz Tartaglia, proyecto liderado por GMV junto a otras 15 entidades, entre las que se encuentra Opinno para aportar la humanización de los datos. Este proyecto busca aprovechar las ventajas de la inteligencia artificial "para permitir un entrenamiento de los modelos matemáticos como apoyo a la toma de decisiones", según explicaba la compañía. ¿El objetivo? Contribuir a la medicina personalizada y de precisión.  

La gran misión: mejorar la experiencia de empleados y clientes 

La IA no solo permite mejorar las funcionalidades internas de las empresas o mejorar la seguridad de sus servicios, sino que también ofrece una mejora en la experiencia para los propios empleados de las organizaciones, así como a sus clientes.  

En el primer caso sobrevuela, como ejemplo, el caso de Lufthansa. La aerolínea alemana unió fuerzas 2019 junto a IBM para desarrollar nuevas soluciones que emplean inteligencia artificial con el fin de que los miembros de su plantilla puedan obtener respuestas de manera rápida ante preguntas y solicitudes de pasajeros.  Una forma de mejorar su servicio de atención al cliente y dar soluciones más rápidas a los usuarios.  

Foto: La gran misión: mejorar la experiencia de empleados y clientes. Crédito: Unsplash.

También el caso de la firma española de calzado Pikolinos. A comienzos de 2022, la compañía se alió con la empresa norteamericana Aextrex. ¿El resultado? Un escáner bautizado como Albert2 que realiza en tan solo 20 segundos más de 40.000 imágenes del pie del cliente, gracias al uso de la IA, para ofrecer aquellos modelos y tallas que mejor se ajustan.  

Colaboración junto a 'startups', el impulso definitivo para el salto de la IA a las empresas 

En la gran mayoría de casos expuestos, el fruto de la aplicación de la inteligencia artificial en las empresas se debe a la integración de soluciones desarrolladas por compañías especializadas en esta tecnología.  

Se trata de un campo prolífico en el que trotan un buen número de unicornios, empresas que tienen una valoración superior a 1.000 millones de dólares antes de su salida a bolsa. Firmas especializadas en inteligencia artificial como Faire, Scale AI, Afiniti o DeepBlue Technology son algunas de las incluidas en el listado elaborado por CB Insights y que dan buena cuenta del peso que ha adquirido la IA en las compañías.  

Desafíos y próximas aplicaciones de la IA en las empresas 

Ya sea en banca, sanidad o entretenimiento, muchas de las aplicaciones y mejoras que iban ligadas a una visión futurista de la inteligencia artificial ya tienen impacto en todo tipo de empresas de diferentes sectores. No obstante, su integración todavía cuenta con varios retos y desafíos por delante como la dimensión ética, sobre todo a la hora de manejar datos.  

"Todo depende del fin para el que lo vas a utilizar", señala Laura García, de Opinno, quien sostiene que, en casos como el de Tartaglia, se justifica que el uso de datos está acreditado al buscar soluciones que pueden mejorar la salud de las personas a través de la detención temprana de patologías.  

Hablar hoy de inteligencia artificial no es hacerlo de un concepto etéreo o que tan solo tenga visibilidad en cualquier máquina avanzada de un mundo distópico. "Los humanos tenemos la curiosidad de predecir el futuro. En base a esto, la aplicación de la IA ayuda a las empresas a ahorrar costes, maximizar beneficios o crear un impacto positivo", asevera Laura García.  

En la inteligencia artificial, la fase de la simulación ha pasado; atravesar la puerta hacia un presente mucho más sencillo y eficiente está al alcance de todos gracias a esta tecnología de futuro.