Aunque la región todavía presenta una gran cantidad de retos, las corporaciones están cada vez más comprometidas con la innovación y cuentan con el CVC como vehículo para impulsarla. Fortalecer el ecosistema, generar estas conexiones necesarias e impulsar el desarrollo de start-ups será clave para que el CVC en América Latina pase de ser una estrategia emergente a una realidad consolidada.