NewsOpinno lidera el camino hacia la transformación ágil en el sector energético.

Opinno lidera el camino hacia la transformación ágil en el sector energético.

Los rápidos cambios del mercado y la ambición de seguir siendo competitivos determinan que las empresas implementen nuevas metodologías. Cada vez que conseguimos un nuevo cliente, lo primero que nuestro equipo de coaches ágiles recomienda es la migración de una cascada a una mentalidad ágil.

En la organización tradicional de cascadas, una disciplina contribuye a la entrega del proyecto, mientras que la agilidad requiere un enfoque colaborativo y multifuncional.

Lo que se lanzó inicialmente como un método para mejorar los ciclos de entrega en el desarrollo de software se convirtió en uno de los marcos de gestión de proyectos más solicitados.

¿Qué significa construir una organización ágil?


Queríamos que nuestros clientes entendieran que Agile es más que un conjunto de reglas y principios que pueden aplicar y seguir. Agile promueve una mentalidad de trabajo en progreso donde los equipos entregan en pequeños incrementos, recolectan retroalimentación e implementan los cambios de manera rápida y económica. Muchas compañías cometen el error de esperar hasta que el producto esté listo para su lanzamiento. En la metodología Ágil, el producto debe estar en un estado de desarrollo "suficientemente bueno" para ser lanzado. Una vez que el producto o servicio está en el mercado, trabaje rápidamente para implementar la retroalimentación de los clientes para ofrecerles los productos y servicios que desean.

Cómo implementamos Agile:

Implementar un marco de trabajo ágil significa construir una organización con una estructura plana donde las interacciones humanas auténticas prevalezcan sobre los acuerdos preestablecidos. Una organización fuerte comparte una visión y valores comunes. El equipo de Agile establece estándares de calidad, usabilidad e integridad. Nuestras sesiones de formación se centraron en identificar a los líderes que pudieran facilitar la difusión de una forma ágil de trabajar en la organización.

El siguiente paso fue formar los equipos, diseñar la cartera de pedidos, organizar los sprints, elegir un Propietario de Producto y un Scrum Master. Los equipos encargados de la digitalización se denominaron células ágiles. Cada célula se encargó de identificar las posibles oportunidades de digitalización y validarlas mediante experimentos en varios sprints. 

Como resultado de nuestra colaboración, el equipo vio un aumento en la capacidad de trabajar juntos y producir mejores resultados, más rápido.